RAFAEL HUMBERTO OSSA TRUJILLO

En esta edición, La Cartelera tuvo la oportunidad de entrevistar a Rafael Humberto Ossa Trujillo, exalumno de la promoción 2010, quien ha sido el elegido este mes como Exalumno destacado por su grandiosa labor académica en el Moderno y por su importante aporte en el campo de la medicina.

Rafael estudió Medicina en la Universidad del Bosque, en donde obtuvo Tesis Honorífica por la investigación sobre el tratamiento en lepra y actualmente está adelantando sus estudios en Harvard. Estuvo involucrado en varios procesos extracurriculares, entre ellos el voluntariado denominado “Doctor Clown” en el cual busca dar un espacio de entretenimiento, él dice que con la terapia de risa es posible cambiar el ambiente del paciente, apoyarlo en su enfermedad, escucharlo y lo más importante, lograr sacarle una sonrisa a un paciente y de esta manera cambiar la mentalidad de la hospitalización e intentar que el paciente vea su enfermedad como algo constructivo. Esta clase de terapia lleva a una recuperación más rápida y además disfrutan su estadía por un centro de salud. Actualmente, trabaja en el Laboratorio de Genética y Biología Molecular con cargo de Director Médico en el que se encarga de coordinar el departamento de Investigación, Docencia y Clínica. También trabaja como médico ambulatorio, se encuentra realizando investigaciones en conjunto con la Universidad de los Andes, Colciencias y la Clínica Monserrat en estudios relacionados con el Autismo y la genética; y como si fuera poco, los miércoles da clases de introducción a la medicina a alumnos de grado décimo del Moderno.

El deporte siempre ha sido parte de su vida. En el Moderno, participó en el equipo de rugby, que estaba a cargo del profesor Carlos Tejada quien fue Selección Colombia de esta disciplina. Rafael fue Selección Bogotá y hoy en día hace parte del equipo de Carneros, que tuvo sus orígenes en la Universidad de los Andes. Actualmente cumple doble rol en el equipo: jugador y  médico. Y hoy está examinando la posibilidad de abrir un Torneo de Rugby con Exalumnos del Gimnasio Moderno, al cual les abre la invitación a los exalumnos interesados en participar de este.

Rafael también es buceador profesional, deporte que lo ayudó a superar momentos complicados en su vida.

Aquí la entrevista:

La Cartelera (LC): ¿En qué año entró al Moderno?

Rafael Humberto Ossa Trujillo (RHOT): En el 2006, antes estaba en el Gimnasio Británico que queda en Chía. Es un buen Colegio, pero salí de allí porque no me terminó de convencer la severidad con la que se manejaban los temas disciplinarios y mis papás decidieron sacarme.

El profesor Gustavo Moreno fue quien me trajo al Moderno, él es un muy amigo de mi papá se conocieron en algún aspecto académico. El me presento el Moderno, me apoyo en todo mi proceso y finalmente me vio graduándome con diploma en mano. Al comienzo no lo podía creer, porque entrar aquí no es fácil, estaba muy feliz.

Del Moderno me llamó mucho la atención La libertad con la que podías moverte en todos los ámbitos, se podía hacer lo que quisiera, pero sabiendo que el exceder o faltar a las normas de la Institución tendría sus consecuencias. La disciplina de confianza es un método increíble, sabes que toda acción tiene su reacción tanto positiva como negativamente.

(LC): ¿Qué es lo que recuerda con más cariño del Colegio?

(RHOT): El comedor (entre risas), estaba encantado por el ambiente que se manejaba. En el británico, todos los funcionarios almorzaban por aparte, pero cuando llegas aquí y te das cuenta que todo el mundo se junta con todo el mundo a la hora del almuerzo, era algo increíble, muy llamativo. Además del ambiente que se generaba, todo era risas y anécdotas dentro de esa grata hora además ¿quién no aplaudió cuando caía un plato al suelo?… Cada vez que vengo, siempre me asomo al comedor y me trae muy buenos recuerdos.

La Piscina también la recuerdo mucho, todas las mañanas cuando terminaba el entrenamiento de fútbol, iba y me bañaba allí. También hice parte de la banda de guerra, yo era timbas; estaba en la primera línea a la derecha.

(LC): ¿Qué profesores recuerda?

(RHOT): Me acuerdo de Olga Barragán ´Olguita` docente de química, que era la profesora más brava del colegio (risas), nos exigía muchísimo, pero eso me ayudó demasiado pues fue importante para lo que tenía en mente hacia el futuro. Huguito, profesor de matemáticas también es un gran profesor, pero sinceramente siempre fui malo para las matemáticas.

También Gustavo Moreno, nuestro profesor de Biología, no era el mejor pero la disfrutaba. El “Ovejo”, quien era mi director de grupo, me gustaba mucho su forma de expresarse, todos los lunes en la reunión semanal del auditorio daba cuenta de su léxico, me gustaba mucho hablar con él. La última excursión en Italia, aprendí mucho de él.

Y había una profesora de francés que me gustaba muchísimo, pero no recuerdo su nombre.

(LC): ¿Para usted, que es el espíritu Gimnasiano?

(RHOT): Es un conjunto de cosas positivas, el respeto, el valor hacia el otro, el apoyo incondicional. El saber que hay momentos para todo y ser fiel a cada uno de los espacios.

(LC): ¿Alguna anécdota que recuerde en el Moderno?

(RHOT): Recuerdo que el primer día en el Moderno, estaba la banda de guerra, encontré a Pablo Franco, amigo mío, me empezó a explicar sobre la banda, yo no tenía ni idea. Terminamos de hablar y me fui para el cultural, cuando atravesé la cancha, giré y vi a 15 niños de Montessori que tenían una rama y empezaron a pegarme, yo no entendía por qué. Después me dijeron que eran algo salvajes y uno no se podía meter con ellos (risas).

 (LC): ¿Cuál es la excursión que más recuerda?

(RHOT): La de Italia, que fue la última. Fue una oportunidad de poder interactuar y tener cercanía con todos los compañeros. Cuando entras al Moderno y no haces parte de las promociones que iniciaron como tal, es un poco difícil relacionarse con los que ya estaban, no tuve problemas con nadie, pero si traía otra mentalidad que era muy diferente a la manejada aquí. En la excursión tuve grandes momentos de compañerismo con todos y eso me marcó.

(LC): ¿Cómo identifica a un Gimnasiano dentro y fuera de Colombia?

(RHOT): La forma de expresar, eso siempre lo vas a identificar. El colaborar hace parte del ADN gimnasiano y la libertad de pensamiento.

(LC): ¿Cree que su paso por el Moderno definió su vida?

(RHOT): Por supuesto, amo el Moderno. Me siento en deuda con la Institución. Por eso decidí venir a dictar clases y sin darme cuenta ya llevo un año.

(LC): ¿Para usted cual es la función más importante de La Asociación de Exalumnos?

(RHOT): Unir a los exalumnos, uno cuando se gradúa pasa a otra vida, pero es importante siempre tener el momento para recordar esta etapa única. Las cualidades que cada uno tiene desde el rol que tenga se pueden potencializar y unir en pro del Moderno. Me gustan las actividades de integración que se hacen.

Sería bueno fomentar eventos de salud que impliquen todos los temas de la actualidad en ese ámbito, a modo de información.

(LC): ¿Qué consejo le da a las futuras generaciones de Gimnasianos?

(RHOT): Estudiar mucho, sea desde el área que cada uno le gustaría desempeñar y muy importante aprender a dar soluciones y mirar los problemas como una oportunidad de aprendizaje. Dedicarle el tiempo a las cosas que realmente lo necesitan y no olvidar sonreír.